arrow email facebookgoogle instagram next prev search twitter youtube
EN LA PRENSA
12 de Diciembre
Roberto Kuhn,  artista FIA, titulado en el Royal Conservatoire of Scotland, habla desde Escocia

Roberto Kuhn, artista FIA, titulado en el Royal Conservatoire of Scotland, habla desde Escocia


ESCUCHA AQUI A ROBERTO KUHN

Se enamoró de la guitarra clásica cuando era niño y desde entonces ha luchado para alcanzar su sueño. Estudió y se tituló en 2017  en el Royal Conservatoire of Scotland, el más importante de Escocia. Lo hizo en gran parte con la beca de la Fundación Ibáñez Atkinson. Ahora, con 29 años trabaja en Glasgow, recién casado con la violinista Katrina Lee.

Por Cristina Sarasa

¿Por qué la guitarra clásica? Mis padres no eran músicos, pero me llevaron desde pequeño a toda clase de conciertos. Un día escuché uno de guitarra clásica y me fascinó el sonido. A los doce años comencé con clases particulares hasta que terminé IV° Medio. No he sido tan precoz, hay niños que parten a los cinco años.

Roberto Kuhn estudió cinco años en el Instituto de Música de la Pontificia Universidad Católica. Se tituló en guitarra, con mención en guitarra clásica. En un viaje a Bolivia conoció a un prestigioso profesor escocés. “Matthew McAllister me invitó a Glasgow para hacer unas audiciones en el Royal Conservatoire of Scotland. Me aceptaron y me dieron una ayuda económica. Después solicité una beca a la Fundación Ibáñez Atkinson, beca que cambió totalmente mi vida. Con ella pagué todos mis estudios en el conservatorio y parte de mi alojamiento. Esta oportunidad fue crucial para mí”.

Glasgow

¿Cómo te adaptaste a la vida y costumbres de Escocia? No fue difícil. El trato es similar al de Chile. Los escoceses son cálidos y hospitalarios. Es increíble el interés que tienen por la cultura, especialmente por la música. Solo en la ciudad de Glasgow hay 350 conciertos semanales, que incluyen música clásica, tradicional, rock. También tienen una cultura de “salir”, reunirse en bares con los amigos, asistir a todo tipo de actividades culturales, ir al cine. Esta ciudad tiene dos millones de habitantes, pero nunca he manejado más de quince minutos de un lugar a otro. Me encanta Escocia. He viajado mucho por los conciertos y todo es precioso.

Roberto es un hombre tranquilo y cercano, apasionado por su guitarra y sus proyectos. Al preguntarle qué echa de menos en Chile, es muy claro: la familia, los amigos, las humitas, la sandía chilena de temporada y la palta, que allá es carísima. Gracias a la beca en el conservatorio conoció a Katrina Lee, violinista nacida en Inglaterra, cuyos padres proceden de Hong Kong. Katrina y Roberto se casaron en septiembre del 2017. “La conocí en el conservatorio y al año y medio ya estábamos casados. Muchas veces trabajamos juntos, aunque ella también viaja por sus conciertos al extranjero. Últimamente estuvo en el Lincoln Center de Nueva York. Debutamos como dúo el año pasado en Santiago de Chile. Yo hago los arreglos a las composiciones para adaptar los conciertos al violín y a la guitarra clásica. En septiembre de este año viajaremos otra vez para tocar en Chile”.

 

Katrina y Roberto

El Royal Conservatoire of Scotland es conocido en todo el mundo. Ofrece múltiples disciplinas, desde el ballet y la música, hasta la producción de cine. Actores como David Tennant o James McBoy salieron de sus aulas. El chileno es el único latinoamericano que ha estudiado en el centro.

En este momento, además de tres o cuatro conciertos semanales, formo a los alumnos junior del Royal Conservatoire y estoy involucrado en varios e interesantes proyectos musicales. Me incorporaron a Open String Berlín que es una productora alemana muy reconocida. Este año participo en el Classical Guitar Retreat, un festival de verano que tiene lugar en la isla escocesa de Cumbrae. Da la casualidad de que allí me voy a encontrar con mis dos profesores de Guitarra clásica, Matthew Mcallister del Royal Conservatoire of Scotland y Sebastián Montes, del Conservatorio de Santiago. Mi tarea en el festival es dar clases de música de cámara.

Royal Conservatoire of Scotland

El Camino de Santiago

En este momento Roberto Kuhn está en España participando en una iniciativa de la Asociación Camino Artes. Desde el 2012 y a lo largo de los ochocientos kilómetros del Camino de Santiago, se ofrecen conciertos gratuitos de guitarra clásica en las iglesias románicas de la Alta Edad Media. Cientos de peregrinos de todo el mundo tienen la posibilidad de escuchar a variados guitarristas españoles e internacionales.

 

 Iglesia románica de San Martín en Fromista, Palencia

El Camino de Santiago tiene su origen en España, cuando en el año 813 se descubrió la tumba del apóstol Santiago en Compostela, Galicia. Según la leyenda, en al año 42 los discípulos de Santiago robaron su cuerpo en Palestina, para trasladarlo en barco hasta España. Hoy en día, la tumba se encuentra bajo la maravillosa Catedral de Santiago. Desde hace mil años, son millones los peregrinos que han recorrido, movidos por la fe, la denominada “mayor calle de Europa”. A lo largo de la Edad Media se construyeron iglesias, puentes, albergues y hospitales en la ruta jacobea.

¿Cómo participas en este importante evento cultural? Me llamaron el año pasado para dar conciertos a los peregrinos y ahora me ocupo además de tareas de coordinación y administración. Tenemos la oportunidad de entregar conciertos a este público formado por los peregrinos del Camino de Santiago. El mismo concertista y el mismo concierto tienen un público nuevo cada día. Nos amoldamos a las fechas en las que suelen viajar los peregrinos, que en general son desde mayo hasta octubre. Para este mes de mayo, ya se habrán dado 513 conciertos de guitarra clásica en España. Justo ahora estoy en Palencia para participar como solista. La idea es mantener vivo el proyecto todo el tiempo posible.

Roberto, participas en todos los conciertos del mes de mayo ¿cómo es esta experiencia? Es algo único y distinto. Los peregrinos vienen en una búsqueda espiritual. Al entrar en estas iglesias medievales y escuchar el concierto se emocionan. No sólo llegan peregrinos, sino también lugareños. Unimos lo antiguo con lo nuevo. Estas Iglesias románicas son uno de los mejores lugares para hacer conciertos de guitarra clásica.

Entre las obras clásicas de Isaac Albéniz, Joaquín Rodrigo y otros, Roberto Kuhn juega con las cuerdas de su guitarra concierto tras concierto. Existen compositores modernos, la mayoría españoles e italianos, que siguen escribiendo música clásica.

¿Cómo te ves en el futuro? Quiero continuar siempre centrado en la guitarra clásica y seguir con mis conciertos aquí en Europa. La tendencia en Chile es salir al extranjero, aunque hay instrumentistas que han logrado hacer carrera allí. Tengo mucha suerte, porque hago lo que me gusta: tocar la guitarra.